viernes, 30 de noviembre de 2012

lunes, 12 de noviembre de 2012

La música de Eustache de Caurroy.

                                                                               

                                                                     


En otoño, la música de Eustache de Caurroy es muy apropiada para aquellos que, aunque no sean sean muy espirituales, hayan desarrollado sus facultades mentales mas nobles, y logren interiorizar su espíritu en un mundo musical compuesto de material muy delicado, y de hermosos colores, muy finos y armoniosos, que vibra con una actividad enorme llena de vida y vigor.
         Escuchar la música de Eustache de Caurroy te reconcilia con tus semejantes, te transporta al mundo del Renacimiento, y así, de esta manera, poder comprobar de primera mano, que la belleza y la luz de Dios, brilló con mucho resplandor en la mente y el corazón de los seres humanos que buscaban la verdad y el consuelo a través de la belleza, en un mundo que empezaba a oscurecerse por las tinieblas, y que ahora en nuestro tiempo, éstas, lo cubren absolutamente todo.
          La música del Renacimiento es muy apropiada para desparasitar y purgar el subconsciente de la basura con la que nos bombardean los que quiere destruirnos como seres humanos, y convertirnos poco a poco en esclavos y cascarones vacíos sin criterio propio.
          Aquellos que pretenden manipularnos, saben, que el ser humano necesita alimento para el espíritu, y nos sugieren venenos espirituales dándonos gato por liebre, con técnicas peligrosas (New Age, orientalismo etc.) que nos apartan cada vez más de la verdadera realidad espiritual que nos corresponde como seres humanos occidentales.
          Eustache de Caurroy fue bautizado en Gerberoy, cerca de Beauvais, el 4 de febrero de 1549 y murió en París 07 de agosto 1609.
          El concurso de los documentos de Evreux lo designan como el compositor de la capilla de Enrique III.
          De acuerdo con un epitafio escrito por el cardenal Jacques Davy, se cree que por las fechas podría haber pertenecido a la capilla de Carlos IX.
           En 1585-1587, aparece en los registros de la capilla privada de Catalina de Médicis. En 1590, compone la misa funeral por los reyes de Francia y el funeral de Enrique IV.
           De tres misas que compuso Eustache de Caurroy sólo conocemos una ("La Missa pro defunctis".1633) "Las Fantasías"(1610) Les fantaisies instrumentales d'Eustache Du Caurroy. "Preces ecclesiasticae (1609-"Meslanges de la musique" (1610)





Para aquel que le interese presento un catálogo de obras.

•Fantaisies , pour 3 à 6 instruments (42 œuvres), Pierre Ballard, Paris 1610 Fantasías de 3-6 instrumentos (42 obras), Peter Ballard, París 1610
•Les Meslanges de la musique (10 psaumes, 35 motets, 15 Noëls), à 4 - 6 voix), Pierre Ballard, Paris 1610 La música Meslanges (10 salmos, 35 motetes, 15 de navidades), de 4 a 6 votos), Peter Ballard, París 1610
•Preces ecclesiasticae [2 v.] (53 motets, 4 psaumes, 3 - 7 voix), Pierre Ballard, Paris 1609 Preces ecclesiasticae [v. 2] (53 motetes, salmos, 4, 7.3 votos), Peter Ballard, París 1609
•Pie Jesu Domine (canon à 6 voix). Pie Jesu Domine (canon 6 votos). Dans Marin Mersenne, « Harmonie universelle » 1636 En Marin Mersenne, "Armonía Universal" 1636
•Missa pro defunctis (5 voix), Pierre Ballard, Paris 1636 Missa pro defunctis (5 votos), Peter Ballard, París 1636
•4 chansons, 4, et 5 voix 4 canciones, 4 y 5 votos
•3 messes citées par Mersenne, « Harmoànie Universele » (fantômes) 3 masas citado por Mersenne ", Harmoànie Universal" (fantasmas)
Bibliographie Bibliografía
•Bonfils J ., Les fantaisies instrumentales d'Eustache Du Caurroy. J. Bonfils, las fantasías instrumentales de Eustache Du Caurroy. Dans «Recherches sur la musique française classique» (2) 1961, p. En "La investigación sobre la música clásica francesa" (2) 1961, p. 5-29 29.05
•Colin Marie-Alexis , Eustache Du Caurroy et le motet en France à la fin du XVI e siècle (thèse). Marie-Alexis Colin, Eustache Du Caurroy y el motete en Francia a finales del siglo XVI (tesis). Centre d'Études Supérieures de la Renaissance, Tours 2001 Centro de Estudios Avanzados del Renacimiento, Tours 2001
•Dufourcq Norbert , François-Eustache Du Caurroy (1549–1609) et son entourage familial et professionnel . Norbert Dufourcq, Francis Eustache Du Caurroy (1549-1609) y su entorno y su familia. Dans «Recherches sur la musique française classique» (21) 1983, p. En "La investigación sobre la música clásica francesa" (21) 1983, p. 9-40 90-40
•Huglo Michel , A propos du Requiem de Du Caurroy. Dans «Revue de musicologie» (51) 1965, p. Huglo Michel, Acerca de Requiem de Caurroy. En "Revista de Musicología" (51) 1965, p. 201-206 201-206
Discographie Discografía
Requiem des rois de France Requiem de los reyes de Francia
Doulce Mémoire Doulce memoria
Denis Raisin Dadre dir. Denis pasas Dadre dir.
Auvidis / Naïve / Astrée E 8660 Auvidis / Naive / Astrée E 8660
1999, 71'17'' 1999, 71'17''
01 - Claude Goudimel, Psaume CXXX, Du fond de ma pensée ; 02 - Trente septiesme Fantaisie à cinq La Sol Fa Ré M i ; 03 - Claude Goudimel, Psaume CXX, Alors qu'affliction me presse ... 01 - Claude Goudimel, Salmo CXXX, el fondo de mis pensamientos 02 - Treinta y cinco septiesme Fantasía El Sol Fa Re Mi, 03 - Claude Goudimel, Salmo CXX tribulaciones, para que la prensa ... ; 04 - Pavane pour le Roy (Manuscrit Philidor) ; Missa Pro Defunctis ; 05 - Subvenite Sancti Dei ; 06 - Introitum - Requiem aeternam ; 04 - Kyrie ; 08 - Graduale - Si ambulem ; 09 - Oraison Funèbre - Princes très illustres... , 04 - Pavana para el rey (Manuscrito Philidor) defunctis Missa Pro; 05 - Subvenite Sancti Dei 06 - Introitum - Requiem aeternam, 04 - Kyrie, 08 - Gradual - Si ambulem, 09 - Funeral Oración - Princes muy famoso .. . ;10 - Trent quatrième Fantasie - A l'imitation de l'hymne Pange Lingua ; 11 - Antiphona ad offertorium - Domine Jesu Christe... , 10 - Fantasie cuarto Trent - A imitación de la Lingua himno Pange, 11 - Antiphona ad Offertorium - Domine Jesu Christe ... ; 12 - Sanctus ; 13 - Anamesis - Pie Jesu Domine... , 12 - Sanctus, 13 - Anamesis - Pie Jesu Domine ... ; 14 - Agnus Dei ; 15 - Antiphona ad Communionem - Lux aeternam ; 16 - Responsorium ad absolutionem - Libera me... , 14 - Agnus Dei 15 - Antiphona ad Communionem - Lux aeternam, 16 - Responsorium ad absolutionem - Libera me ... ; 17 - In Paradisum ; 18 - Credo quod Redemptor ; 19 - Le Roy es mort, vive le Roy ! , 17 - In Paradisum, 18 - Credo quod Redemptor, 19 - Roy está muerto, viva el rey! - et Fanfare - Y la fanfarria
Jean-Marc Warszawski Jean-Marc Warszawski
2002 2002
Mise à jour (catalogue des œuvres, liens, 30 août 2009) Actualización (catálogo de obras, enlaces, 30 de agosto de 2009)

viernes, 9 de noviembre de 2012

Sobre la esperanza.

                                                                                     
Para mi, la fe es el fruto de la certeza, y la esperanza es, como un rosal que cada día crece más bello y hermoso, siendo ésta, la felicidad de la vida presente y presagio de la futura. Los hay quien compra esperanzas con dinero, otros esperan comprobar la verdad de la vida eterna, la resurrección, o la reencarnación para otros.
            La esperanza es el pan de los pobres y los sabios: para Aristóteles es el sueño del hombre despierto (Diógenes Laercio. Vida de Aristóteles. Cap.8)
            Dice Kempis, que vano es el que pone su esperanza en los hombres o en las criaturas (Imitación de Cristo, trat, Icap.VII)
           En el mundo romano, la esperanza era un consuelo (Boecio, La consolación de la filosofía. Para los cristianos es una confianza, una acción de voluntad positiva que te conduce al Reino de los Cielos. Para el marxismo la esperanza es la consumación de las etapas históricas a través de la praxis del materialismo dialéctico. La esperanza apunta siempre hacia al futuro y la aspiración del ideal o deseo concebido, y se encuentra alojada en el corazón, en el centro mismo del ser humano.
           Yo creo que un hombre que pierde la esperanza, en realidad no vive ya, vegeta solamente, su alma está muerta. Las etapas espirituales que el hombre va superando en su vida, no son de placer en placer, si no de esperanza en esperanza. Las situaciones desesperadas son aparentes y en realidad no existen, puede parecer que son así para el ser humano que carece de esperanza, pero son solamente pruebas, que una vez superadas, llegaremos un día a comprender su verdadero propósito; la esperanza es la única tabla de salvación en la adversidad. Nadie quiere que la muerte o la enfermedad se presenten rápido y nos sorprenda, todos tenemos la esperanza de que estas pruebas se aparten y distancien cuanto más mejor.
            La esperanza de un mundo mejor, en la vida eterna, en la aceptación del Cristo, la búsqueda de la piedra filosofal, el moldear el cuerpo alquímico, la contemplación de la Virgen, la vida contemplativa. Todos estos anhelos son las razones del corazón, la dialéctica del sentimiento. No existe nada más desdichado que el perder la esperanza. Renueva tus esperanzas con cada nuevo fracaso, y espera, aunque creas que se ha acabado todo.

John Donne 1573-1631 -Canción.





Vete a coger la estrella fugitiva,
y en tu fecundo estado arranca la mandrágora;
dime donde están los años que pasaron,
a quién clavó  la garra del Diablo.
Me enseñarás a oír canciones de sirenas,
y a detener la púa de la envidia.
Y acertarás
el viento
que ha de llenar un pecho de lealtad.

Si naciste con ojos visionarios,
que lo invisible extrañamente miran,
cabalgarás diez mil días y noches,
hasta que el Tiempo nieve tus cabellos.
Me contarás el día que regreses
las maravillas que vistes ante tus ojos.
Y no jures
que vive
una mujer leal y verdadera.
   
Si la encontraras, haz que yo lo sepa,
dulce sería tal peregrinaje.
Mas no me avises; no la buscaría,
aunque en la puerta próxima estuviera.
Porque aunque fuese fiel cuando la hallaras,
y aún lo fuera al tiempo que escribías,
en tanto
yo llegaba
podría haber mentido a dos o tres.

------------------------------------------------------o-----------------------------------------------

La poesía metafísica de John Donne en otoño tiene su estación ideal.