sábado, 12 de enero de 2013

Virgilio: Palingenesia I. El eterno retorno.



             
                                                                                     

                                    Mientras tanto Eneas percibió en una esquina del valle una floresta
                                    aislada; las aguas del Leteo bañaban este lugar tranquilo. En los bordes
                                    de río revoloteaba una masa de sombras de todas las naciones del
                                    universo, de la misma manera que en los hermosos días de verano
                                    las abejas se desparraman por las praderas, posándose en diferentes
                                    flores y volando alrededor de las azucenas, y todo el campo vibra ante
                                    el zumbido del enjambre. Eneas, sorprendido, le preguntó a su padre
                                    qué río era aquel y por qué todas aquellas sombras parecían agolparse
                                    tan apresuradamente sobre sus orillas...
                                    -Estas almas- respondió Anquises- deben animar nuevos cuerpos, y
                                    es por esto por lo que vienen en masa a las orillas de este río, cuyas
                                    aguas beben a grandes tragos porque les hacen perder el recuerdo
                                    del pasado. Desde hace mucho tiempo deseaba que conocieras,
                                    ¡ oh, hijo mío! cuáles de estas almas han de constituir tu gloriosa
                                    posteridad; este conocimiento aumentará la alegría que has de
                                    sentir por tu gloriosa llegada a Italia.
                                    -Oh padre mío- interrumpió Eneas, ¿ cómo se puede creer que estas
                                    almas vuelvan a la tierra para animar una segunda vez cuerpos
                                    mortales? ¿ Es posible que deseen con tanto ardor volver a ver la
                                    luz y que tengan tanto deseo de tornar a esta desgraciada existencia?...

                                    Virgilio, La Eneida  Libro VI, ed. Ernest Flammarión.