jueves, 18 de julio de 2013

Jan Van Eyck.

  Gracias a Dios que todavía nos quedan estos momentos para poder contemplar tanta belleza.


                                                  Altar del Cordero Místico: El rostro de la Virgen